Actividades Cetáceas

Expansión delfínica

TALLER PARA NIÑOS CON DISCAPACIDADES Y SUS PADRES.

Una de las muchas maneras en que los Delfines asisten al Humano es a través de un tipo de trabajo muy concreto y especializado que realizan sobre nuestro cuerpo eléctrico, sobre nuestro cerebro y sobre nuestro campo electromagnético, despejando los circuitos, equilibrándolos y reseteándolos con sus frecuencias armonizadoras de altísima vibración. 

Por todo esto, los niños con algún tipo de afección neurológica, motora, cognitiva, genética o conductual pueden beneficiarse ampliamente al exponerse al «contacto» con los Delfines, sin que se requiera para este contacto la presencia física de los animales, pues ellos trabajan desde muchos otros planos. El tipo de interacción que establecen los Delfines con estos niños no sólo les puede ayudar a mejorar algunos de los síntomas o de las limitaciones que padecen, sino que también les impulsa a reconectar con la alegría y con la serenidad, algo que, sin duda, revierte de forma muy positiva en ellos y en sus familias.

Trabajo con los padres:

Este taller pretende ofrecer a los padres un espacio seguro en el que pueden darse el permiso de mirarse, sentirse y expresarse a sí mismos, pues tener un niño con necesidades especiales hace que, seguramente, muchos de los padres hayan perdido la costumbre o la posibilidad de atenderse a sí mismos o de preguntarse siquiera cómo se encuentran. 

Los Delfines los ayudarán a:

  1. Expresar sus emociones reprimidas o no reconocidas mientras los Delfines localizan las partes de sus circuitos eléctricos que están colapsados o bloqueados debido a esos bloqueos emocionales.
  2. Recibir los Códigos Cetáceos para una nueva comprensión de la discapacidad de sus hijos.
  3. Abrirse para aprender a sentir a sus hijos dentro de sí mismos, como un modo de entablar un contacto afectivo profundo y sereno.
  4. Abrirse a una nueva manera de comunicarse con su hijo más allá de las palabras: a través de la telepatía.
  5. Anclar en su interior los códigos de Calma y Aceptación que mejorarán sus sistemas nerviosos y el de los niños.
  6. Abrirse al regalo de que su niño «especial» puede ser el trampolín que los lleve -a ellos como padres- de vuelta al Corazón, a la Consciencia del Ser.

Trabajo con los niños:

Desde la sintonía natural entre delfines y niños, estos amorosos cetáceos los ayudarán a:

  1. Equilibrar y armonizar sus cuerpos y sus sistemas a través de un contacto suave e intuitivo.
  2. Interactuar telepáticamente entre padres e hijos para ofrecer a ambos un nuevo tipo de contacto e intercambio afectivo.
  3. Ayudarles a acelerar y cumplir su misión de encarnación, pues los niños que tienen algún tipo de discapacidad son almas muy evolucionadas que han elegido para esta experiencia prescindir de un cuerpo «normal» para impulsar a su entorno hacia otro nivel de conciencia. 

En un mundo como el actual en el que estamos completamente identificados con el cuerpo y la mente, y viviendo, por tanto, en el olvido de lo que realmente somos, tener cerca a niños como estos -que están «por encima» del cuerpo y de la mente- es una oportunidad de oro para los padres que quieran dejarse llevar por la Presencia pura de sus hijos, e impulsarse hacia su interior: la única puerta de acceso hacia el recuerdo de lo que realmente Somos y hacia la auténtica realización de nuestra Esencia.